Archivo de la etiqueta: cuento ilustrado

Adaptación de la página 3: La presentación de las letras

Texto original de la página 3:

 

La O, que era muy tranquila, pensó que lo mejor era convencerlas para que hicieran las paces. Así que fueron a hablar con ellas, pero ninguna de las dos ponía nada de su parte, ninguna quería ceder. La A quería que se marchase la E, y la E que se fuera la A.

La O, que sólo quería vivir tranquila, pensó que quizás eso fuera lo mejor.

– ¿Cómo? – dijo la I – ¿pero no os dais cuenta de lo que ocurriría si se va cualquiera de nosotras?

Todas se quedaron mirándose un momento con cara de asombro.

¡Ah! – dijo la A comprendiendo-.

¿Eh? – dijo la E -, que era un poco sorda y siempre había que repetirle las cosas a gritos-.

¿Y? – preguntó la I impaciente mirándolas a todas-.

¡Oh! – exclamó la O asustada-.

¿Uh? – dijo la U que no acababa de comprender-.

La I estaba verdaderamente enfadada.

 ¿Os imagináis una vaca sin A? Ó un pez sin E? ¿Y el iris sin I? ¿Y un oso sin O?¿ Y una luz sin U?

 En esta página se desecharon casi todo todos los párrafos excepto una frase ¿cuál fue la razón?

Son dos párrafos que no aportan nada nuevo a la acción y que, aunque definen el carácter y la personalidad de alguna de las letras, estas se redefinen actuando en páginas posteriores, así que decidimos suprimirlos en la versión ilustrada.

En cambio el diálogo se ha mantenido prácticamente fiel al texto.

Pues si, el diálogo y especialmente las exclamaciones de las letras se han mantenido porque otorgan el tono preciso al cuento, como un juego en el que cada letra se utiliza a su misma para expresarse. Es un guiño divertido para los lectores y de esta manera conseguimos presentar a cada una de las letras individualmente y dar una idea de su personalidad.

La última frase de la página en la que se intenta representar el mundo sin las vocales ¿que criterio se siguió para respetar unas representaciones al pie de la letra y en cambio sustituir otras?

Pues la verdad es que la única razón fue que no supimos cómo representar gráficamente un “oso sin o”, el resto de las opciones eran mucho más sencillas y  con respecto a la letra o, decidimos sustituir el oso por el loro sin plumas, mucho más gráfico que un oso sin pelo, creemos. El resto de las representaciones están bastante bien y dan una idea de lo que quiere decir la I: sin las vocales el mundo que conocemos no será el mismo. Tal vez la representación menos “conseguida” es la del “iris sin i” que también resulto ciertamente complicado representar.

Y el resultado:

 

Página 3 - La gran pelea

Página 3 - La gran pelea

 

  

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo El cuento-cómic, La adaptación

Adaptación de la página 2: Aparece un nuevo personaje

La UTexto original de la página 2:

La I, que estaba a su lado y era la más sensata, estaba harta de oírlas porque no hacían más que molestarle con sus gritos y peleas.

Un día la I decidió hablar con las demás. Se quitó el punto y dijo que no se lo volvería a poner hasta que no solucionaran el problema.

  

¿Y la segunda página? ¿Cómo nació?

Estaba claro que había que escenificar la pelea de las letras y que teniendo en cuenta que esta se desarrollaba en un libro lo lógico es que este se moviera por efecto de los empujones entre la A y la E.

¿Y el punto de la I?

El punto de la I es un personaje en si mismo que nació en el mismo instante en el que la I se lo quitó como protesta ante la actitud de la A y la E, a partir de ese instante cobró vida propia y es uno de los hallazgos de la versión ilustrada del cuento, ya que en la versión en papel no vuelve a aparecer nombrado en ningún momento.

Y el resultado final :

 

 

Página 2 - La gran pelea

Página 2 - La gran pelea

 

  

 

Deja un comentario

Archivado bajo El cuento-cómic, La adaptación